¿CONSIDERANDO

 

COMPRAR?

El viaje para comprar una casa nueva debe ser una experiencia emocionante y memorable, desde la primera casa hasta la última que veas. Un hogar es el único lugar donde el corazón, la mente, el cuerpo y el alma pueden encontrar la paz.

 

Al ser una inversión financiera y emocional tan importante, necesitas a alguien que no solo vea las cifras, sino que encuentre el hogar perfecto que abrace y refleje tu personalidad y estilo de vida.

TU NUEVA CASA

TE ESPERA.

Contáctame y encontremos juntos tu nuevo hogar.

Gracias ¡me pondré en contacto pronto!

PRE-CALIFICACIÓN

El proceso hipotecario puede ser una actividad compleja, que requiere mucho tiempo y es estresante. Con lo que parece una avalancha de papeleo, un mar términos y condiciones que hacen que tu mente se inunde de preguntas, es importante que tengas la orientación adecuada durante todo el proceso.

El primer paso es la precalificación, que normalmente es gratuita. Tu agente inmobiliario recopila algunos detalles, incluidos los ingresos, la deuda, los activos y la duración y solidez del historial crediticio. Este es un proceso de investigación para confirmar que cumples con los criterios para comenzar el proceso de préstamo. Si "pasas" el paso de precalificación, se te dará una pauta general que detalla la cantidad de financiación para la que podrías ser aprobado.

pexels-tamil-king-3214064.jpg

Isabel Garcia by KW Campestre

PRE-APROBACIÓN

Después de la precalificación, el siguiente paso es una verificación más completa y extensa de tu solvencia crediticia y elegibilidad para el préstamo. Esto requiere mucha más documentación y, en ocasiones, tiene una tarifa nominal asociada.

Ser un comprador preaprobado tiene una ventaja significativa, ya que significa que es serio, comprometido y elegible para comprar una casa de manera adecuada. En este momento, cuando presentas una oferta a un vendedor, el vendedor se asegura de que tu puedes calificar para una hipoteca y valorará la legitimidad de la oferta. No es raro que los agentes inmobiliarios se nieguen a mostrar casas a menos que el comprador esté (como mínimo) precalificado, aunque de preferencia se busca que esté pre-aprobado.

Evidentemente, un comprador pre-calificado y prea-probado se encuentra en una posición mucho más sólida para comprar una casa con éxito. Dicho esto, también hay que tener en cuenta el hecho de que la aprobación previa no garantiza una hipoteca, ya que existen factores adicionales que afectan la asignación final de la hipoteca, que incluyen (pero no se limitan a) los siguientes:

  • Inspección final

  • Precio de oferta

  • Valor de tasación